Ante la violencia cotidiana del transporte, evasión y agitación.

Reflexiones acerca del alza del Transantiago, la evasión y la movilización.

Todos hemos tenido la experiencia de subirnos a un bus del Transantiago. Nada fuera de lo normal para quienes vivimos en la capital. El esquizofrénico ir y venir de micros de colores es parte del habitad citadino. Y aunque no nos guste, de a poco, hemos hecho estos viajes parte de nuestro cotidiano. Pero aquello no significa de ningún modo resignación o pasividad. Incluso frente al torniquete podemos plasmar una alegre desobediencia.

El pasaje del Transantiago es uno de los más caros de la región. El costo de viajar en el Transantiago en un horario en el cual no se transporta una gran cantidad de pasajeros/ganado es de 640 pesos, pero si por distintas razones viajamos en horario punta, con las micros al borde del colapso y un metro subterráneo parecido a una lata de sardinas, el pasaje se dispara a 740 pesos. Pese lo paradójico que suene… ¡Cuanto peor viajamos, más se nos cobra!

Frente a esta situación, y desde el inicio de la implementación del Transantiago, muchas elegimos no pagar el pasaje para viajar. Simplemente negarnos a hacer BIP! Todos los sistemas tienen debilidades, pequeños agujeros o grandes rupturas por donde subvertir. En este caso que el chófer no sea el responsable de supervisar el pago del pasaje (1) se convirtió en el talón de Alquiles de este gran negocio.

Razones para evadir sobran. Desde el elevado precio del pasaje hasta no querer seguir contribuyendo a llenar los bolsillos de algún grupo empresarial. Nos negamos a seguir fomentando nuestro estado de miseria de diversas formas, en toda hora y en todos los territorios.

Con el paso del tiempo la evasión, pese a ser una micro-practica de resistencia, ha logrado convertirse en más que una piedra del zapato Estatal y de las empresas de transporte. Una enorme bola de nieve. Durante el año 2015 se estima que la evasión alcanzó cerca del 30 porciento, es decir, 3 de cada 10 pasajeros por diversos motivos no pagaron la locomoción colectiva.

Han sido bastantes y variadas las iniciativas que han intentado hacer que las personas comunes y corrientes vuelvan a acercar pasivamente sus tarjetas Bip a los validadores. Comerciales y propaganda que alientan la delación entre pasajeros, hacer de la evasión un motivo de humillación social, un DICOM de los evasores, multas en inclusive noches de cárcel. Esta micro práctica al hacerse colectiva ha desencadenado una declaración de guerra en contra de quienes se niegan a hacer BIP!

Empresas como Alto Evasión (2) se han especializado en la criminalización y persecución de las evasoras. De hecho en su página Web advierten que una de las medidas para evitar la evasión es la persecución legal de los infractores “mediante el procesamiento e interpretación de datos procedemos a gestionar todas las medidas jurídicas que nuestro ordenamiento legal nos otorga en orden a obtener el cumplimiento de las sanciones señaladas en la Ley.” Vigila y castigar. Alto Evasión trabaja para dos empresas del Transantiago: Alsacia y Express.

Cronica@2_GI3212775_1_0484_1

Por otro lado esta empresa se ha encargado de colocar mensajes en contra de los evasores dentro de los mismos buses. Mensajes que propician el sapeo entre pasajeros, la humillación de las evasoras e inclusive hacerlos pasar como temidos criminales (3). Enmarcable y para tirar al tacho del insigne tacho del fascismo chileno fue la propaganda al más estilo policial en la cual una evasora aparece con el rostro pixelado, estilo programa policial, junto a la leyenda “la próxima puedes ser tú”. Si no pagas la micro te iras presa. Instalar mala propaganda pareciera ser su obsesión. En otros afiches anti evasión se podían ver a estudiantes, señoras, obreros de la construcción e inclusive un chiquillo con chocopanda (4) apuntar con el dedo a los evasores e interpelarlos por la ausencia de BIP! Alto es una empresa apologista del canibalismo social.

Otra de las artimañas para frenar la evasión ha sido la puesta en marcha de la fizcalización de los pasajeros por inspectores del ministerio de transporte en compañía de carabineros. Si bien su vomitiva presencia era habitual. Su tarea consiste en parar un bus, subirse en compañía de un paco a la micro y pedirle a cada pasajero su tarjeta Bip parar corroborar en terreno si pagaron el pasaje. Si no lo hicieron son multados. Las multas alcanzan hasta los 60 mil pesos. Si no se paga esta multa, el evasor debe pagar con reclusión nocturna. Si te sorprenden y no pagaste la multa, puedes ir a dormir a la cárcel. Desde la implementación de esta medida 200 personas han debido dormir en la cárcel. Tanto les preocupa que no pagues tu pasaje.

El 12 de febrero la empresa Metro anunció un alza de 20 pesos en el pasaje en hora punta. La justificación de esta medida fue subsidiar el pasaje de los adultos mayores quienes pasarían a pagar 210 pesos en todo horario. Claramente la respuestas de las organizaciones sociales, sindicatos y personas que usan este medio de transporte fueron en negativa al alza. Días después de comunicada esta medida la Union Nacional de Pensionados de Chile (Unap) declaró: «evidentemente» el Gobierno busca poner a los jubilados como causa del aumento tarifario, cuando el 70 por ciento (de lo recaudado por el cobro extra) es para mejorar el Metro, para cumplir la función del Metro» . Por su parte el presidente del sindicato de Metro, Eric Campo, se refirió al alza como “una excusa que ha utilizado comunicacionalmente por el Ministerio de Transporte”. Todo indica que el alza busca generar ganancia a los intereses privados, ya que el costo del nuevo pasaje de los adultos mayores, es de 600 millones, pero esta medida recaudaría aproximadamente 3 mil millones de pesos anuales.

El malestar social por esta medida no se hizo esperar, y como suele ser la tónica las redes sociales se llenaron de comentarios acerca de esta nueva alza, que venía aparecer entre anuncios de corrupción y el constantemente sentimiento de inseguridad alimentado por la prensa burguesa, haciendo del cotidiano de la población un peor panorama. Más de una de nosotras escucho o leyó a una amiga o familiar, alegar por lo injusto de esta alza. Pagar más por un servicio malo donde el hacinamiento prima.

Es de este malestar que nacieron las jornadas de evasión. Durante toda la semana del se convocaron a evasiones masivas en diferentes estaciones de la linea 1. La estrategia era “tomarse” los torniquetes y dejar a la gente pasar sin la necesidad de pagar por el servicio. La respuesta del Estado fue inmediata. Fuerzas Especiales entraba en escena y con su grotesco accionar golpeaba cuerpos, insultaba y detenía a quienes podía. El Estado se hacia presente. La presencia de policías en las estaciones de metro aumento su presencia durante estos días, y ejercían su rol de represores a la menor provocación.

En todas las evasiones masivas se hizo imposible que la represión se ausentara. El uso de las redes sociales como medio de coordinación alertaba a carabineros acerca del lugar y hora en que se realizaban estas manifestaciones. De ahí que se respondiera con evasiones en estaciones de metro fuera del eje del centro de Santiago y en horarios con alto flujo de personas. Estaciones como Plaza de Maipu, Vespucio Norte, Barrancas, Cal y Canto, entre otras han sido foco de estas expresiones de desobediencia.

Las protestas llegaron a las puertas a la oficinas del Metro S.A, donde los manifestantes corretearon a un grupo de carabineros que custodiaban el lugar y durante algunos minutos llevaron, a su manera, la rabia en contra de esta medida.

Sin duda que la lucha contra la injusticia del transporte público es terreno fértil para la crítica, ya que vivimos una de las realidades económicas más violentas de uno de los continentes más violentos. Es debido a ellos que solidarizamos con quienes día a día deciden enfrentarse a la normalidad de pagar el pasaje, creemos que la evasión es un digno gesto de resistencia ante una realidad humillante e indigna.

 

Por Invierno

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s