(Análisis de Contigencia #1 ) Nos negamos a participar de su espectáculo de guerra .

(Nota Periódico Anárquicx: Desde hace un tiempo no estamos saliendo en papel. Muchas son las razones que están tras esto, pero queremos esquivarlas, y comenzar a contribuir a los conflictos desde nuestro presente. Por este motivo, es que inaguraremos una pequeña ventana en donde comenzaremos a escribir sobre contingencia desde una óptica antiautoriataria. Les pedimos encarecidamente la difusión de estos materiales)

Tenemos que reconocer que el progresismo fue una forma de una burguesía izquierdo parlante que se puso a administrar el estado con nuestro discurso pero con una práctica que era estadocéntrica. La lección que nos deja en esencia el chavismo y los progresismos, es que el Estado es del capital, del patriarcado, del despojo”

Manuel Rozental

El 23 de febrero nos enteramos del atropello de Nicole Kramm, reportera gráfica, realizadora audiovisual, y activista del medio Prensa Vegana, por parte de militares venezolanos opositores, quienes atentaron contra la barrera de seguridad, que hacía de barricada entre la delimitación de la frontera Venezolana-colombiana, en el contexto posterior a la gran operación de guerra no convencional por parte de Estados Unidos, disfrazado como un concierto por la paz.

Este hecho termina por convencernos de que es necesario exponer y entregar reflexiones desde nuestro horizonte antiautoritario sobre la situación en Abya yala, donde vemos nuevamente pueblos están al borde de la guerra frente a una nueva intervención norteamericana, la profundización de políticas extractivistas por partes de capitales estadounidenses, chinos, y rusos y el delirante Estado Venezolano.

El territorio dominado por el Estado Venezolano, está inmerso en una profunda crisis política, social, como también en una silenciosa crisis medioambiental ocasionada por la extracción de petroleo y la minería, especialmente la del Oro. Nicolás Maduro, es quien asume la cabeza del poder tras la muerte de Chávez, principal baluarte del socialismo del siglo XX, quien no logra contener la crisis. Durante su mandato solo se han agudizado las tensiones sociales-económico-políticas, llevando a un punto que exige tomar partido, entre el gobierno socialistas y la oposición, quien guarda estrechos lazos con la administración estadounidense. El aumento de la pobreza, el hambre ,el desabastecimiento, y la violencia policial/militar, se encuentra entre las principales amenazas para la población.

Como mencionamos antes, el futuro de estas tierras del caribe, se encuentra condicionado por las políticas extractivistas que han hecho miserable a Abya Yala. En este territorio, subsisten y sobreviven 34 pueblos indígenas, quienes han sido acosados por las petroleras, mineras, paramilitares y militares del régimen. Los proyectos originados sobre el rio Orinoco, han dañado la producción agrícola, esto sumado a que por años el Estado Bolivariano ha facilitado los proyectos extractivistas sobre los de otro carácter, para así obtener divisas en pos de solventar los proyectos sociales del gobierno. Hoy la caída del precio del petroleo, ha empujado las migraciones masivas fuera del país, pero también el desplazamiento forzado de pobladoras y miembros de Pueblos Originarios.

Cuando el Racismo de Estado se disfraza de responsabilidad democrática.

Quienes gobiernan Chile se han dedicado -con especial fuerza el último tiempo- a posicionar dentro del discurso público y con ello de los problemas públicos, el tema de las migraciones. Las pantallas televisivas han puesto de su parte, exponiendo programas grabados en las fronteras, comunicando noticias estigmatizantes, ayudando a propagar discursos de odio e inseguridad, contra este nuevo enemigo interno; el inmigrante, esta persona pobre que escapa de la miseria de su país natal, para intentar construir algo mejor, y llega a este territorio, en donde se le acusará de robar ‘nuestro’ trabajo, salud y educación.

El proceso de crisis social y política ocurrido en Venezuela devino en un éxodo masivo de personas del país, muchas de estas encontraron como destino Chile. En medio de esta masiva inmigración, el gobierno de Sebastián Piñera, quien afirmó que migrar no es un derecho humano, realizó una excepción. Se le llamó ‘Visa de responsabilidad democrática’ para venezolanos/as, otorgando facilidades de ingreso y permanencia a ciudadanos/as venezolanos/as, debido a la ‘crisis humanitaria’ que se encontraría viviendo el país venezolano.

En un clima de constante marginación y estigmatización de quienes migran a este territorio, como la comunidad haitiana, colombiana o peruana quienes han sufrido la violencia de la xenofobia chilensis. Sorprenden estas repentinas preocupaciones ‘humanitarias’ de parte de quienes gobiernan, ¿Por qué para quienes concentran el poder político en Chile, se entiende como crisis humanitaria el proceso venezolano pero no el de Haití1?

¿Por qué se facilita y organiza el ingreso y permanencia de una comunidad de migrantes, mientras a otra comunidad se le generan planes de regreso ordenado ‘humanitario2’, en donde se les envía fuera del país y se les niega el reingreso por algunos años, ¿Por qué tanta diferencia? Entendemos que en el juego del poder los cálculos siempre son económicos, siempre pensados para obtener alguna ganancia.

La población de origen venezolano que actualmente reside en Chile, aumentó masivamente llegando a consolidarse como la comunidad migraste de mayor envergadura en el país, alcanzando un total de 187.8923 migrantes a finales del 2018, superando a la comunidad peruana que durante años utilizó el primer puesto. En las próximas elecciones una cuantiosa cifra de venezolanos/as tendrán capacidad de voto, ¿Acaso la derecha ha comenzado desde ya a comprar votos?

Como se ha revisado anteriormente, el proceso vivido en Venezuela es sumamente complejo, y no se trata de buenos y malos, desde nuestra postura antiautoritaria entendemos que los problemas van más allá de derecha-izquierda, Trump-Maduro. Sabemos que quienes más allá de las dicótomas del poder se ven realmente afectadxs con lo ocurrido, son las personas que habitan Venezuela, el pueblo que pasa hambre o vive expectante de que caigan misiles en su techo.

Partamos por casa

Sebastián Piñera, presidente de este fundo-empresa llamado Chile, electo en una elección en donde ganó la abstención con un 52%, no ha dudado en opinar constantemente sobre la crisis vivida en Venezuela, sus opiniones no son ingenuas ni azarosas, corresponden a un discurso de posicionamiento político frente a un conflicto, siendo enunciado desde la boca de quien encabeza el orden jerárquico de la democracia, el presidente.

El gobierno no respeta las reglas básicas de la democracia, no hay libertad de expresión, no hay libertad de conciencia, no hay independencia de poderes, no hay respeto a los derechos humanos”4, señaló Sebastián Piñera a medios televisivos, se refería al gobierno de Maduro, pero al leerla nos recuerda a Chile.

Habitamos el Chile oculto tras los democráticos discursos de las autoridades, el chile que sufre, que se quema, se inunda, es baleado, es golpeado, humillado y criminalizado. Habitamos las consecuencias de las políticas públicas, esas que maquillan pero nunca cambian nuestra condición. A modo de ayuda memoria, realicemos una revisión las noticias del pasado reciente de Chile;

  • Abril 2018 Sequías en Petorca5, crisis por el agua, el monocultivo de paltas, gobierno entrega derechos de agua a privados.

  • Septiembre 2018 Crisis medioambiental en Quintero-Puchuncaví6, intoxicaciones masivas en colegios, nubes tóxicas en el cielo y el vergonzoso blindaje de autoridades a empresas responsables.

  • Septiembre 2018 Aula segura7, criminalización de estudiantes, fortalecimiento de las facultades de los directores de establecimientos educacionales.

  • Octubre 2018 Asesinato de Alejandro Castro8, dirigente sindical participante de las masivas protestas en Quintero, su familia afirma que era acosado por policías, su cuerpo muerto apareció en Valparaíso, PDI afirmó que fue un suicidio sin intervención de terceros.

  • Noviembre 2018 Asesinato de Camilo Catrillanca9, baleado por la espalda, mientras manejaba un tractor, la bala fue percutida por el ex-sargento Carlos Alarcón, miembro del llamado comando jungla. Caso que dejó en evidencia la violencia e impunidad policial en Carabineros de Chile, como también el vergonzoso tratamiento del caso de parte de las autoridades.

  • Diciembre 2018 #FueraChadwick10, El manejo comunicacional del ministro de interior regeneró un nivel de repudio tan alto, que el hashtag #fuerachadwick comenzó a ser uno de los más frecuentes en las redes sociales. El ministro se ha negado a renunciar a su cargo, pese a la reprobación ciudadana.

  • Febrero 2019 Lluvias altiplánicas11, inundaciones en el norte del país, debido a fuertes lluvias en una zona donde las precipitaciones tienden a ser bajas.

  • Febrero 2019 Incendios forestales zona centro-sur12, como ya se ha hecho costumbre, en los días de verano múltiples incendios han consumido grandes cantidades de bosques. Se declara zona de catástrofe, gobierno saca a militares a las calles, en localidades afectadas.

Sabemos que la lista es más larga, podríamos seguir enumerando episodios y procesos en los que el Estado de Chile, en sus diversos poderes, pasa por encima de los ‘derechos humanos’ y fortalece día a día la precarización de la vida de las personas que habitan este territorio y el odio a la diferencia. Evidenciando que esa democracia que con tanto gusto pronuncian no es más que un gobierno de la vida precarizada, que se disfraza de respetuosa y progresista.

Según la encuesta Adimark13 Chile existe una aprobación del gobierno de Sebastián Piñera que alcanza solamente un 38%, el desempleo se encuentra en alza, el pasaje de la locomoción(stgo) sube, la confianza en las instituciones tambalea, el ministro de interior se oculta y (re)aparece frente a los medios con una soltura impresionante. En este contexto, el gobierno a tenido el inmenso descaro de criticar día a día la situación que vive Venezuela, emplazando a sus autoridades, ¿Cómo pueden permitirse esa licencia mientras muchas/os/es acá en Chile sufrimos las consecuencias el modelo neo-liberal chileno.

Operaciones de guerra no convencionales disfrazadas de conciertos por la paz

Nos urge hablar de la intervención estadounidense, porque como habitantes de este territorio, hoy sufrimos sus nefastas consecuencias; La instalación de un modelo neoliberal que ha mercantilizado todos los aspectos de nuestra vida y muerte. La intervención estadounidense se enmarca dentro de las guerras por el petróleo, cuyos efectos podemos ver en Medio Oriente, y el enfrentamiento con el enemigo externo; el ya clásico comunismo.

La intervención estadounidense, y de sus gobernantes sudacas aliados, no ha sido suficiente. Quizás la injerencias de las potencias Rusa y China, que al menos en apariencia apoyan a Maduro, ha estabilizado la zona, tal como si fuera un globo que baila en la punta de un cuchillo de caza. Un escenario de polarización que recuerda lo ocurrido el siglo XX.

El viernes 22 de enero, en la frontera venezolana-colombiana, se realizó el mega concierto “Live Aid”, recital que en apariencia buscaba el entregar ayuda humanitaria al pueblo venezolano, por lo menos eso nos repitieron constantemente los noticiarios de televisión. Este contó con la participación de nombres de renombre de la cultura del espectáculo en sudamérica. El concierto se realizó el día anterior a que las patrullas militares atacarán el puesto fronterizo no habilitado que terminó con Nicole atropellada.

Estas formas de espectáculo nos aterran. Sabemos que tras la celebración de estas mega obras de ‘buena voluntad’ se encuentran quienes empuñan la desidia y que no solo esperan, sino que hacen lo posible para que se encienda la mecha de esta gran bomba de tiempo que se encuentra en el sentido contrario del continente. Intentaron cruzar un paso fronterizo no habilitado, con camiones con supuesta ayuda humanitaria, usando a civiles como escudo. Instituciones como la Cruz Roja, no participaron de este espectáculo, por su evidente peligrosidad, provocación e intencionalidad política. Allí estaba presente Sebastián Piñera.

Piñera, entregó pomposas declaraciones sobre Derechos Humanos, sobre la libertad y la seguridad, mientras en el Norte, se encontraba en estado de catástrofe, y el sur, era devorado por las llamas. Quizás el estallido de un conflicto bélico en la frontera Venezolana, era una prioridad nacional, o quizás, al ser el principal inversor en la bolsa de comercio de Colombia también jugaba un papel importante en el ajedrez de sus intereses electorales/políticos/económicos.

Piñera fracasó. La supuesta ayuda comunitaria se quemó, los militares venezolanos no abrieron fuego, no estalló ninguna guerra, nada puede justificar una intervención de Estados Unidos, y sus aliados en la zona. La persona más importante de este país, por lo menos en el papel, nuevamente es humillado, nuevamente logra llegar a ser el ridículo, un payaso fascista.

Debemos construir redes solidarias dentro y fuera de estas tierras. Seremos clarxs, rechazamos la intervención estadounidense, y despreciamos al Estado de Venezuela. No así, a los pobladores, pueblos originarios y migrantes. Entendemos que la violencia de las circunstancias ha provocado que muchas personas tengan que escapar, entendemos y comprendemos el desprecio hacia Maduro, así no con expresiones de tinte fascista, aún menos conociendo el pasado reciente y el terrorismo del Estado Chileno. Este continente, esta dando un giro vertiginoso hacia la derecha, hacia el fascismo, en cuanto los discursos conservadores no solo se dan entre las élites, sino que están siendo reproducidos con entusiasmo por el resto de la población.

El auge del racismo, la misoginia y la perdida de los derechos sociales de los y las trabajadoras, la precarización de la vida, sumado a la negación de la autonomía corporal, configuran un escenario perfecto para las políticas saqueadoras en el continente, aumentando la dependencia económica a las inversiones de capitales extractivistas para así lograr activar zonas especificas.

1Haití vive una crisis humanitaria, en un contexto de inestabilidad económica social y política https://newsweekespanol.com/2019/02/haiti-renuncia-presidente/

2Plan Humanitario de Regreso Ordenado, Este es el nombre que el gobierno de Sebastián Piñera le entregó a la expulsión masiva de migrantes haitianos/as que se encontraban padeciendo una situación de enorme pobreza en Chile, donde se prefirió enviarlos de vuelta a su país natal, antes que desarrollar políticas en apoyo a su situación. Link  https://www.extranjeria.gob.cl/plan-humanitario-de-regreso-ordenado/

3Según los datos el total del inmigrantes residentes en Chile es de 777.407, siendo un 24,5% de origen venezolano.https://www.ahoranoticias.cl/noticias/nacional/237427-venezolanos-se-convierten-en-la-comunidad-de-inmigrantes-mas-grande-de-chile.html

Un pensamiento en “(Análisis de Contigencia #1 ) Nos negamos a participar de su espectáculo de guerra .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s